Actividad física, ejercicio y deporte

 

¿Qué es la actividad física?

La actividad física es cualquier movimiento corporal producido por el músculo esquelético y que resulta en un incremento sustancial del gasto energético. Tiene tres componentes:

El 65% del gasto energético total depende de la actividad física y estará determinado por las características de la actividad física que se realice —modalidad, intensidad, duración y frecuencia— y de las condiciones físicas de la persona –dimensión corporal, costumbre y condición física.

¿Qué es el ejercicio?

El ejercicio lo componen todas las actividades planeadas y estructuradas en función del tiempo libre y que generalmente tiene como propósito mejorar y mantener la condición física.

¿Qué es el deporte?

Usualmente se define al deporte como la actividad física que implica competencia y que puede comprender una forma de ejercicio o una ocupación profesional.

¿Qué es el sedentarismo?

El sedentarismo se define como un estado en el que movimiento corporal y el gasto energético son mínimos. El sedentarismo representa más que ausencia de actividad, es también la participación en conductas pasivas como ver televisión, leer, el trabajo de oficina, conversar, conducir, meditar o comer.

¿Qué es un estilo de vida activo?

Un estilo de vida activo podría definirse como la participación de una persona en actividades físicas, cognitivas y sociales que requieren cierto esfuerzo físico y mental de manera sistemática y planeada, lo que implica, entre otras cosas: acotar las actividades sedentarias a un tiempo determinado (menos horas frente a las pantallas), incorporar la actividad física en tareas relacionadas con la ocupación principal (uso de las escaleras) y destinar un tiempo específico del día para la práctica de ejercicio (una caminata).

¿Cuáles son los beneficios del ejercicio?

Los hábitos alimentarios y de actividad física suelen interactuar, sobre todo en la regulación del equilibrio energético y por lo tanto ayuda a alcanzar un peso corporal saludable, pero por sí misma la práctica regular de ejercicio aporta beneficios psicosociales adicionales e independientes que contribuyen a mejorar la salud física, emocional y mental.

¿Cómo impacta el ejercicio en la salud física?

Las personas con un estilo de vida activo y en buena condición física metabolizan más grasa y la práctica de ejercicio de intensidad moderada incrementa la capacidad de usar la grasa corporal acumulada, lo que se vuelve considerable cuando el hábito del ejercicio se mantiene a lo largo del tiempo.

La práctica regular de ejercicio tiene un impacto positivo en la salud, incluso sin que ello implique perder peso, pues, por sí misma, reduce otros factores de riesgo como son los niveles de colesterol o fortalece la resistencia cardiaca. Esto es, una persona activa disminuiría los factores de riesgo a pesar de tener o no sobrepeso.

El ejercicio físico frecuente y regular físico es un componente importante en la prevención de algunas enfermedades como enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2 y dolores de espalda entre otras.

¿Cómo impacta el ejercicio en la salud mental y emocional?

No hay evidencia científica que indique que el sedentarismo por sí mismo afecte la salud mental y psíquica, pero se sabe que la participación en actividades físicas puede reducir el grado de estrés, la ansiedad y los síntomas de depresión, además de mejorar el desempeño cognitivo de las personas, como sería el caso de la memoria.

¿Cuáles son los efectos del ejercicio en el desarrollo de niños y adolescentes?

El ejercicio influye positivamente en el desarrollo intelectual y emocional de niños y adolescentes ya que ayuda a contrarrestar la tensión emocional y muscular cotidiana, lo cual permite desarrollar la creatividad y tener un mejor manejo de los problemas; coadyuva a moldear una adecuada autoestima y en sus vertientes recreativa y deportiva juega un rol socializador.

¿Cuánto tiempo de ejercicio es recomendable para mantener una buena salud?

La cantidad y frecuencia de actividad física requerida para obtener un beneficio a la salud es relativamente modesta. La evidencia científica disponible indica que 30 minutos de actividad regular y continua de intensidad moderada por lo menos cinco veces a la semana es lo recomendable. Sin embargo, si lo que se busca es controlar o bajar de peso puede ser necesario un mayor nivel de actividad sistemática y continua de 60 minutos.